REJUVENECIMIENTO FACIAL PARA LA BARBILLA

La cirugía estética de la barbilla debe tener en cuenta la edad y el género del paciente así como la apariencia del resto de la cara (especialmente la nariz) y el cuello. La apariencia que tiene la barbilla de perfil está influenciada de forma significativa por la forma del cuello. Cuando el contorno del cuello es grande o flácido debido a un exceso de grasa o piel suelta, la barbilla puede aparecer mal definida. En muchos casos, la corrección del cuello mediante una liposucción o elevación de cuello puede mejorar la apariencia de la barbilla. En casos donde la barbilla es “débil” y no se proyecta lo suficiente, el aumento con un implante de barbilla puede restaurar unas proporciones faciales más placenteras. Incluso un simple procedimiento en la consulta como una inyección con relleno (Restylane, Perlane, Juvederm) puede mejorar el contorno de la barbilla. Una barbilla fuerte y bien definida habitualmente está asociada con fuerza y confianza. Es una característica que nunca debe pasarse por alto al evaluar y planificar correcciones para otras características de la cara.